Skip to content

accept the good

27 04 2008

CORIFEO

¡Oh habitantes de mi patria Tebas! Mirad: ése es Edipo, que resolvió aquellos famosos enigmas y fue hombre de grandísimo poder, cuya fortuna, ¿qué ciudadano no miraba con envidia? ¡En qué mar embravecida de horrendas desgracias ha caído! De suerte que, cuando se es mortal, se debe mirar y observar el postrer día y no juzgar a nadie feliz hasta que no hay franqueado el límite de su vida sin haber sufrido cosa dolorosa alguna.

Edipo Rey, Sófocles

Recordar a Satie

http://www.goear.com/files/sst4/56ebf59e6dd211ed87ef9e4737819d10.mp3″
de Miguel Á. Hernández-Navarro

01 06 2008

Haiku

Plenitud del bosque de tilos.

Les veo a lo lejos mientras hablan

bajo los árboles frondosos.

03 06 2008

Alguien me escucha

Claudio Abbado confiesa que “él es un gran admirador de Elias Canetti, recuerda al escritor de raíces sefardíes para llamar la atención sobre lo importante que es la escucha. «Canetti dijo una vez: “He encontrado alguien que me ha escuchado y me he emocionado”»

14 06 2008

Como reza un proverbio indio: “uno sólamente posee aquello que no puede perder en un naufragio“.

25 06 2008

## desquiciante y alegre imperfección ##

25 06 2008

I frowned at the crumbs of a crust of bread.

Yeah, yeah, yeah

I was crowned with a spike right thru my head.

But it’s all right now, in fact, it’s a gas!

«Les hice ascos a las migajas de un mendrugo de pan,/me coronaron con un pincho que me atravesabe la cabeza/pero ahora no hay problema; de hecho, es una juerga» (Jumpin′ Jack Flash)

Anuncios
One Comment
  1. anónimo permalink

    A veces uno lee cosas que también ha vivido:

    “Es necesario que lo recuerde y que vuelva a encontrar a la mujer olvidada. Era una mujer que andaba, hablaba, dormía. Pensar que sus ojos miraban, que sus oídos escuchaban, que su piel sentía, me conmueve. Aquella mujer vivía con mis ojos, mis orejas, mi piel y mi corazón. Contemplo mis manos, las mismas manos, las mismas uñas, el mismo anillo. Ella y yo. Yo soy ella. La loca y yo hemos empezado una vida completamente nueva, con esperanzas, una vida que no tiene por qué ser ruinosa. Yo protegiéndola, ella prodigándome la inventiva, la libertad. Pero para explicar esta trayectoria, es preciso que aleje a la loca de mí, que la mantenga a distancia. La veo en la calle y reconozco su enorme esfuerzo por parecer normal, ¡que no se note nada! Imaginar que no sabría yugular la ansiedad, la angustia, cuyo oleaje creciente rompería los diques y se desbordaría, la hacía estremecerse.”

    Las palabras para decirlo, Marie Cardinal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: